Serie 130, alta velocidad con ancho variable

La red de alta velocidad ha mejorado la movilidad en España pero también ha creado fronteras para la interoperabilidad interior. Puesto que las nuevas líneas se construyen con un ancho de vía distinto al de la red convencional, la operadora Renfe puso sobre la mesa una necesidad particular: trenes de ancho variable que pudiesen aprovechar las infraestructuras más modernas y llegar también a todos los rincones del país.

Pese al acelerado despliegue de las nuevas líneas de alta velocidad, muchas ciudades de toda España estaban condenadas a esperar aún muchos años hasta poder contar con servicios directos que las conectasen a la nueva red ferroviaria. A diferencia de otros países europeos, donde los trenes de alta velocidad apenas necesitan adaptaciones para llegar hasta su destino usando líneas convencionales, en España la diferencia entre el ancho de vía ibérico (1.668mm) y el estándar internacional suponía un obstáculo insalvable y habría condenado a explotar esas dos redes ferroviarias de forma totalmente independiente, de no ser por los 30 trenes de la Serie 130.

Son el fruto de un desarrollo tecnológico propio que ha permitido incrementar la ocupación de las nuevas infraestructuras y engrosar la cuota de mercado del ferrocarril de larga distancia, y que suma a varias décadas de experiencia con sistemas de rodadura desplazable -los primeros automáticos del mundo- la capacidad de Talgo para integrar subsistemas en un tren completamente adaptado a las necesidades de Renfe.

El tren más interoperable

La principal cualidad de los trenes de la serie 130 es que son compatibles con la práctica totalidad de la red ferroviaria. No importa cuál sea el punto de origen y cuál el de destino, ni tampoco cómo son las infraestructuras que deberán usar, puesto que se adaptan a todas ellas. En un medio de transporte caracterizado por la rigidez en las operaciones, Talgo ha desarrollado el tren más flexible e interoperable del mundo.

  • Cambio de ancho en toda la composición y sin detener el tren, utilizando instalaciones fijas con bajo coste de montaje y traslado.
  • Alimentación por catenaria en las dos tensiones usadas en España: 3 kV en corriente continua, y 25 kV 50 Hz en corriente alterna.
  • Compatibilidad con todos los sistemas de control de trenes: ERTMS (niveles 1 y 2), LZB, EBICAB y ASFA.
  • Velocidad máxima de 250 km/h que le permite circular por los troncos principales de la red sin interferir con las circulaciones de trenes de muy alta velocidad.

Alta velocidad, más flexible

La Serie 130 no sólo permite mejorar los tiempos de viaje al utilizar las nuevas líneas de alta velocidad que ya han sido construidas, sino que además optimiza las operaciones cuando circula por las líneas convencionales y ayuda a la operadora a ofrecer una cartera más variada de servicios.

  • Óptima aceleración para llegar con rapidez a la velocidad máxima, gracias a una alta potencia específica.
  • Sistema de pendulación natural que permite incrementar hasta un 20% la velocidad en curva en tramos convencionales.
  • Bajo consumo de energía, gracias a su bajo peso y a una cuidada aerodinámica.
  • Frenado potente, capaz de detener el tren usando menos distancia.
  • Composición autopropulsada, para prescindir de las maniobras con locomotoras.
  • Accesibilidad universal y distribución uniforme de puertas, que reducen el tiempo de carga y descarga de viajeros.

Elección sostenible, elección rentable

Los trenes de la Serie 130 no sólo permiten ahorros en costes de oportunidad al extender la vida útil de las infraestructuras existentes y maximizar la utilidad de las nuevas, sino que es además la decisión más razonable para reducir las facturas energéticas y de mantenimiento.

  • Precio por plaza competitivo frente al de otros fabricantes de material de ancho fijo para 250 km/h, pese a que ofrece mucha más versatilidad.
  • Climatización redundante de alta potencia.
  • Interior espacioso y amplitud para equipajes.
  • Espacio interior sin barreras: un único piso en todo el tren, y a la misma altura que el andén.
  • Rodadura suave y coches insonorizados.
  • Coche de cafetería con ventanas panorámicas.
  • Sistemas de audio y vídeo.
  • Iluminación adaptable al descanso o al trabajo.
  • Coches ligeros que reducen el consumo energético, y el coste de mantenimiento del tren y la infraestructura.

Recorrido del trayecto

Galería de imágenes